Área Clientes
Suscríbete a nuestro newsletter

Recibirás información actualizada sobre nuestra empresa y nuestros productos de iluminación Led.



* No nos gusta el spam. Tus datos nunca serán cedidos bajo ninguna circunstancia. Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.


Suscríbete a nuestro newsletter
No volver a mostrar
Luz y salud

Luz y salud

La mayor feria mundial de iluminación y tecnología de edificaciones, que se celebrará en Frankfurt del 30 de marzo al 4 de abril de 2014, pondrá sobre la mesa la estrecha relación de las fuentes de luz con la salud. La luz ya no se reduce sólo a su función básica de apotar claridad para realizar tareas visuales incluso después de la puesta de sol, sino que en los últimos años se han descubierto los enormes efectos positivos que la luz tiene sobre las personas y su salud.

La luz determina en gran medida nuestro bienestar, controla el ritmo de sueño-vigilia y contribuye a las más variadas secreciones de hormonas durante el día. Por lo tamto, hoy en día la iluminación puede usarse en hospitales, oficinas o colegios de forma dirigida mediante tecnología de iluminación moderna para contribuir a la recuperación, el rendimiento o el aumento de la concentración.

En 2002 se descubrió que, además de los conos y los bastones, el ser humano posee un tercer fotorreceptor en el ojo: las llamadas células ganglionares, repartidas por la retina y que no están destinadas a la visión. En lugar de ello, están conectadas directamente con un área del cerebro que controla nuestro “reloj interno” y ajusta el cuerpo y su metabolismo para las actividades diurnas y el descanso nocturno. Las investigaciones han demostrado la forma precisa en que la luz actúa sobre nuestro cuerpo, de modo que a mediodía tenemos un bajón de rendimiento, por la tarde somos más insensibles al dolor y por la mañana es cuando mejor funciona nuestra memoria a corto plazo. Como las personas no pueden seguir normalmente sus biorritmos naturales en una sociedad industrializada y marcada por períodos de tiempo fijos, se requieren soluciones de iluminación que tengan efectos positivos en el ritmo humano.

 

Iluminación dinámica

Los efectos de la iluminación biológicamente activa son especialmente interesantes hoy en día para los trabajos de oficina y se utilizan cada vez más en ese ámbito. La llamada arquitectura de luz diurna se basa en el uso lo más intensivo posible de la luz natural, a la que se añade luz artificial de ser necesario. Por el contrario, en habitaciones o edificios con poca luz natural puede imitarse el proceso de luz natural mediante bombillas y sistemas de gestión de luz modernos y así lograr el mismo efecto biológico: por la mañana, una luz azul adicional se usa como estímulo, por la tarde, una luz azul claro fomenta la concentración y se termina la jornada con una iluminación más suave en tonos amarillos y naranjas. Los estudios demuestran que los trabajadores duermen mejor y rinden más durante el día, lo que a menudo también va acompañado de una mejora del bienestar general, y, naturalmente, eso tiene efectos en el trabajo y la motivación.

 

 

Fuente: Lightecture